‘Varitas y estrellas’ en el Centro Niemeyer

ospa grupoExisten en la historia del cine bandas sonoras inmortales, de esas que una vez que entran en tus pabellones auditivos ya son imposibles de olvidar. Trocitos de historia musical que de repente te encuentras tarareando y que marcaron un antes y un después en el mundo del séptimo arte. Y es que sí, las bandas sonoras tienen una importancia fundamental a la hora de sentarte a ver una película en la gran pantalla… Porque, ¿a que no es lo mismo asistir al hundimiento del Titanic sin una música dramática de por medio? ¿Y a que no se te pondrían los pelos como escarpias si las imágenes de El Paciente Inglés no estuvieran tan bien acompañadas por las bellas melodías que inundaban la sala de cine? Pues lo mismo sucede con las bandas sonoras de Tiburón, La Guerra de las Galaxias, Harry Potter, E.T., Indiana Jones o Parque Jurásico, por citar unas cuantas. Y, ¿qué diríais que tienen todas ellas en común? Exacto: todas han sido compuestas por uno de los maestros entre los maestros de los compositores musicales y muchas de ellas (o tal vez todas) sonarán en el Auditorio del Centro Niemeyer de Avilés. Estamos hablando, cómo no, de la figura del inigualable John Williams

Varitas y estrellas

varitas y estrellasLos próximos días 28 y 29 de marzo, todos los que nos acerquemos hasta el Centro Niemeyer -previa retirada de la entrada correspondiente- podremos disfrutar de un espectáculo único para los amantes del cine y de la música. Incluso aunque no seas habitual de los recitales de música sinfónica, qué duda cabe de que el homenaje a John Williams titulado ‘Varitas y estrellas’ se va a salir de lo que viene siendo un concierto habitual de la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias, más conocida como la OSPA. De primeras, porque también está muy orientado al público infantil. Y de segundas, porque las bandas sonoras anteriormente citadas no suelen salir muy a menudo de su escenario habitual -esto es, una sala de cine- para “codearse” con el público asistente a los conciertos de música clásica.

Por ello, esta será una ocasión única que tardará en volver a repetirse y que no deberíamos dejar pasar. Y, por si aún no estabais convencidos del todo, por eso de que “ir a conciertos de música clásica es caro y no me lo puedo permitir”, aquí va otra razón fundamental para no perdérselo: ¡La entrada solamente cuesta 10 euros! ¿Es o no es para pensárselo? Así que, no hay más que hablar: el viernes 28 o el sábado 29 de marzo tenéis una cita con la música y el cine en el auditorio del Centro Niemeyer de Avilés. 

Y que la Fuerza os acompañe…

You may also like...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: